• Inicio
  • Recursos
  • ZOOLOGIA
  • BiologiaCultural
  • Venado
  • El venado en la cultura costarricense

 

 

El venado en la cultura costarricense

 

Francisco J. Durán. Mastozoología, Museo Nacional de Costa Rica

 

"Cuando llueve y hace sol al mismo tiempo se dice que están pariendo las venadas"

 

Carlos Arauz, Mi Guanacaste Lindo

 

El venado colablanca Odocoileus virginianus es uno de los mamíferos mayores de la fauna de Costa Rica.  Se encuentra en gran parte de América desde el sur de Canadá y Estados Unidos hasta Bolivia, las Guayanas y el norte Brasil. En Costa Rica se encuentra en áreas como el Pacífico Norte (Guanacaste y norte de Puntarenas), también el Pacífico Central (Parque Nacional Carara) e incluso por el lado

 

Museo Recursos,  biologia Cultural, Venado, Odocoileus virginianus, Parque Nacional Santa Rosa, Guanacaste

Caribe (alrededores Estación Biológica La Selva). Solo el macho presenta astas (conocidas como cachera, cuernos o cachos). Se alimenta de una gran variedad de plantas y frutos. Habita en bosques secos, potreros arbolados, matorrales, bosques secundarios. Su historia natural es bastante conocida. Pero en esta ocasión trataremos aspectos de su historia cultural en referencia a Costa Rica. El capasurí (nombre huetar del venado) ha estado presente de muchas formas en la crónicas de viajeros, mitos y subsistencia de los indígenas y campesinos, que los cazan por su carne y cuero. Dentro de la monta de toros guanacasteca se torea o "vaquetea" con un pedazo de cuero (llamado vaqueta) que tiene que ser de venado.

 

Viajeros, crónicas por Costa Rica y venados

 

Las crónicas de los primeros viajeros por una Costa Rica todavía poco explorada, han dejado notas de gran valor sobre la fauna, la flora, las gentes y las impresiones de estos exploradores.  El venado no podía faltar en estos escritos.  Los alemanes Scherzer y Wagner lo mencionan en sus escritos "Costa Rica en la América Central" durante su viaje entre 1853 y 1854.  Mencionan con el conocimiento de esos tiempos que: "Los venados, cerdos almizcleros y antílopes se encuentran en manadas enteras".  Stephens en 1841 también dedica algunas líneas al venado: "Por la tarde conté desde la casa diez y siete venados y Don Manuel me dijo que tenía un contrato para suministrar dos mil pieles de estos animales...A medida que avanzaba la tarde, era mayor el número de venados, y estoy seguro de poder decir que vi cincuenta o sesenta, muchos de ellos a tiro de rifle..." Esto ilustra que el venado era frecuente en ese ambiente del Pacífico Seco.

 

Un aspecto a considerar es que durante ese tiempo, la exportación de cueros de venado desde Costa Rica, había alcanzado una  especie de auge entre 1906 y 1910 (15000 a 20000 kilos de pieles al año).  De ese modo la exportación de cueros de venado era una actividad lucrativa en Costa Rica durante esos años.  Los destinos eran principalmente Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Además el uso del cuero por los españoles que llegaron para diversos artículos fue común: zapatos, vainas de espadas, sillas de montar.

 

Indígenas y venados: el que le dio forma al mundo

 

Si fue importante y notable para los viajeros y europeos residentes, el venado fue todavía más importante para los primeros costarricenses y pobladores en general de América. Era fuente de alimento y vestimenta.  Los cronistas españoles mencionan que los indígenas cazaban muchos venados. Pero su aprovechamiento del venado era casi total de acuerdo con los escritos. El cuero se usaba en calzado, los huesos para ornamentación, con las púas de los huesos hacían peines.

 

El venado también formó parte de la cosmovisión indígena. Su capacidad de botar y renovar las astas lo ha convertido en muchas culturas en una especie de símbolo del renacer o regeneración. En las leyendas Bribries, el venado juega un papel en el la creación del mundo. El venado dio a la tierra la forma circular, Dios cortó un gran árbol, y ordenó al venado tomar el tronco y dar la vuelta, dándole así la forma esférica al quedar la tierra adentro y el mar en las ramas afuera. En algunos casos es posible que la mitología del área de Talamanca, pudiera a referirse a la otra especie de venado, el cabro de monte, más selvático, ya que cubre zonas donde no habita el venado colablanca.

 

Finalmente hay que decir que, para seguir teniendo influencia en la cultura costarricense, el venado fue declarado Símbolo Nacional el 2 de mayo de 1995, mediante la ley No. 7497.  Además está impreso en los actuales billetes de 1000 colones.

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164