La machaca

 

Germán Vega, Entomología, Museo Nacional de Costa Rica

Francisco Duran, Mastozoología, Museo Nacional de Costa Rica

 

Algunos de sus  nombres comunes son: machaca, mariposa caimán, cigarra víbora o chicharra machaca.  En Costa Rica se presentan dos especies: Fulgora laternaria y Fulgora lampetis. Este curioso insecto pertenece al grupo de las cigarras o chicharras. Es relativamente grande con 90 mm a 85 mm de largo, un color amarillo-cafezusco moteado con marcas negras y blancas.

La cabeza presenta una forma parecida a un maní, pero según algunos autores, visto de arriba parece la cabeza de un lagarto. El ala posterior, posee una mancha circular que semeja un ojo.

 

Museo Recursos biologia Cultural La Machaca Fulgora laternaria (machaca). German Vega A

 

Habitan desde las tierras bajas centrales y tropicales de México, hasta Brasil. En Costa Rica, Fulgora laternaria se encuentra principalmente en el Pacífico Norte (P.N Guanacaste), y  Fulgora lampetis en ambas  vertientes. Las dos especies se encuentran desde el nivel del mar hasta los 700 m. Al parecer son más frecuentes en los meses de junio, julio, noviembre y diciembre.

 

Quizás por su extraña apariencia ha dado lugar a algunos mitos. Por ejemplo uno está relacionado con la extraña forma de la protuberancia en su cabeza, que según una creencia es luminosa en la oscuridad. De hecho esa creencia está relacionada con el género científico con que se la describe (Fulgora). Por otra parte era de Brasil una leyenda urbana que atribuía a la machaca cierto extraño encantamiento o hechizo mortal.

 

Sin embargo el más popular, que incluso se extiende a varios países como Costa Rica, Colombia, Venezuela y Ecuador, es relacionado con su supuesta picadura. Si una persona es picada por una machaca, la única forma de salvarse es teniendo relaciones sexuales en un tiempo de 24 horas como máximo. Al igual que el caso anterior no tiene ninguna base, pero la creencia posiblemente se originó por el aparato bucal modificado que tiene la machaca en forma de pajilla, le cual está en la parte inferior de la cabeza y se extiende hasta el segundo par de patas.  Este aparato es introducido en algunas especies de plantas como el "guapinol" (Hymenaea courbaril) para succionar la sabia.

 

 

La creencia de la machaca llegó a tener realmente un gran auge popular como pocas dando lugar a chistes, caricaturas y canciones.  Una noticia recogida en internet en 2011, haciendo alusión a la machaca, es ejemplo de que es realmente atrayente para la gente esta clase de mitos: "Insólito: Hallan insecto con cabeza de cocodrilo y cuerpo de mariposa,  los curiosos aseguran que quienes han sido picados por el insecto presentan "comportamientos extraños" y "deseo sexual".  Incluso uno de los comentaristas de la nota escribió: "Quiero que me pique".

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164