• Inicio
  • Recursos
  • HONGOS
  • BiologiaCultural
  • Los Hongos y su importancia
  • Un universo de recicladores naturales: Los hongos y su importancia

Un universo de recicladores naturales:

 

los hongos y su importancia

 

Armando Ruiz Boyer, Herbario Nacional, Museo Nacional de Costa Rica.

 

Los hongos por sus características particulares, en que difieren de las plantas y los animales, han sido agrupados en un reino aparte, el reino Fungi. Los podemos encontrar por ejemplo, sobre madera, suelo, estiércol, insectos, hojas e incluso sobre otros hongos. Se caracterizan entre otras peculiaridades por ser heterótrofos, es decir, por ser aquellos que dependen de otros organismos (vivos o muertos) para su alimentación.

 

Según su forma de alimentación pueden ser: saprófitos

(que se alimentan de materia orgánica en descomposición,

como madera podrida), parásitos (que se alimentan de organismos vivos, a los cuales pueden causarles enfermedades o la muerte) y simbiontes (que forman asociaciones con otros organismos como por ejemplo con algunas algas, para formar los líquenes, otro tipo es con las raíces de algunas plantas vasculares (como grandes árboles), para formar las micorrizas. En dichas relaciones ambos individuos se benefician mutuamente.

 

   Liquen. Foto: Ana Cecilia Pineda.

 

 

Son importantes en el mantenimiento de los ecosistemas, principalmente como organismos descomponedores de materia (como madera, hojas), permitiendo así el reciclaje de gran cantidad de desechos orgánicos, que luego serán utilizados por otros organismos como plantas y animales. Además, son esenciales en la medicina, la industria, la alimentación y como agentes biológicos en el control de plagas que atacan cultivos. No obstante, también pueden provocar enfermedades en plantas y animales (incluyendo al ser humano) así como el deterioro de productos manufacturados.  

 

Ciertos hongos, particularmente los macrohongos (aquellos que poseen cuerpos fructíferos fáciles de observar a simple vista y que se parecen en algunos casos a sombrillas, estrellas, orejas y copas), son utilizados como fuente de alimento en algunos países alrededor del mundo, pues además de gran cantidad de agua, contienen proteínas, minerales y otras sustancias.

 

 

 

 

 

 

Auricularia delicata. Foto: Silvia Bolaños.

 

En Costa Rica, los hongos que se consumen pertenecen principalmente a la especie Agaricus bisporus, la cual se cultiva comercialmente o se importa y se vende en los supermercados. Algunas especies comestibles encontradas en nuestros bosques son: Auricularia delicata, Cantharellus cibarius, Coprinus disseminatus y Fistulina hepatica.

 

Los hongos también pueden ser alucinógenos o venenosos. Los primeros pueden causar alucinaciones visuales, auditivas y olfativas, entre otras, debido a las sustancias activas que poseen. Por su parte, los segundos pueden producir vómitos, diarreas, dolores abdominales, somnolencia, fiebre, taquicardia, e incluso la muerte (dependiendo del hongo ingerido) si la persona no es tratada a tiempo por un médico.

 

Una de las especies más conocidas es Amanita muscaria, reconocida como tóxica y alucinógena. Esta especie se caracteriza por el color rojo brillante del píleo o sombrero y por las escamas blancas que lo cubren. Es una especie de amplia distribución en todo el mundo. En Costa Rica, es principalmente común en los bosques de pino en Cartago y el Cerro Chirripó.

Amanita muscaria. Foto: Francisco Durán.

 

Chlorophyllum molybdites. Foto: Armando Ruiz.

 

Otra especie venenosa es Chlorophyllum molybdites, la cual se distingue por la coloración verdosa de sus láminas cuando está maduro. En nuestro país es una especie que se ha observado en diferentes localidades de San José, Heredia, Puntarenas, Limón y Guanacaste.

 

 

En la naturaleza encontramos hongos de importancia para la medicina, como por ejemplo la especie Penicillium notatum, de la cual se obtiene el antibiótico de la penicilina, que se emplea para combatir infecciones provocadas por bacterias. Existen otras especies como es el caso de Hexagonia hydnoides que en México es utilizada para aliviar erupciones, verrugas o infecciones de la piel, lo cual se logra frotando su superficie porosa contra la piel. También, se tiene a la especie Ganoderma lucidum que ha sido muy utilizada en la cultura oriental debido a su efecto vigorizante, a que incrementa la longevidad, la potencia sexual, la resistencia y la recuperación de

enfermedades. Además, se usa en el tratamiento del cáncer.

 

Ganoderma lucidum. Foto:Rafael Chacón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Schizophyllum commune. Foto: Armando Ruiz.

 

Asimismo, se ha mencionado que Schizophyllum commune tiene propiedades que inhiben la formación de tumores e incrementan la vitalidad; sin embargo, se ha indicado que puede causar trastornos en personas con deficiencias inmunológicas.

 

Los hongos también son importantes en la industria, pues algunos se usan en la elaboración de cerveza, pan y quesos. Otros hongos causan enfermedades en plantas y animales. Muchos cultivos de plantas de importancia económica para el humano, son atacados por hongos, los que provocan grandes pérdidas, tal es caso de las especies Ustilago maydis y Hemileia vastratix que atacan respectivamente al maíz y al café.

 

El tema de los hongos es fascinante, muy amplio y el texto que se presenta es muy general, por lo que se sugiere ampliarlo consultando las referencias que a continuación se listan.

 

 

Referencias

Franco-Molano, A. E., R. Aldana-Gómez & R. E. Halling. 2000. Setas de Colombia (Agaricales, Boletales y otros hongos). Guía de campo. Multimpresos, Medellín. 156 p.

Franco-Molano, A. E., A. M. Vasco-Palacios, A. A. López-Quintero & T. Boekhout. 2005. Macrohongos de la Región del Medio Caquetá-Colombia. Guía de Campo. Grupo Taxonomía y Ecología de Hongos, Universidad de Antioquia. Multimpresos Ltda., Medellín, Colombia. 211 p.

Guzmán, G. 1997. Los nombres de los hongos y lo relacionado con ellos en América Latina. Introducción a la etnomicobiota y micología aplicada de la región. Sinonimia vulgar y científica. Instituto de Ecología, A.C., Xalapa, Veracruz, México. 356 p. 

Kirk, P. M., P. F. Cannon, J. C. David & J. A. Stalpers. 2001. Ainsworth & Bisby’s Dictionary of the Fungi. 9th Ed. International Mycological Institute. CAB Internacional London.

Mata, M. 2003. Macrohongos de Costa Rica. Instituto Nacional de Biodiversidad. Vol. I. 2da ed. Santo Domingo, Heredia, Costa Rica. 256 p.

Mata, M., R. Halling & G. M. Mueller. 2003. Macrohongos de Costa Rica. Instituto Nacional de Biodiversidad. Vol. II. Santo Domingo, Heredia, Costa Rica. 240 p.

Monge-Nájera, J., P. Gómez Figueroa & M. Rivas Rossi. 2002. Biología general. EUNED, San José, Costa Rica. 521 p.

Müller, E. & W. Loeffler. 1976. Micología, manual para naturalistas y médicos. Ediciones Omega, S. A. Barcelona. 345 p. 

Strasburger, E., F. Noll, H. Schenck & F. W. Schimper. 1985. Tratado de Botánica. 32a Ed. Editorial Gustav Fischer Verlag. Edición en español a cargo de O. de Bolós.

       1098 p.

Ulloa, M. 1991. Diccionario ilustrado de Micología. Universidad Nacional Autónoma de México. 1a ed. México. 310 p.

Whittaker, R. H. 1969. New concepts of kingdoms of organisms. Science 163: 150-161.

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164