• Inicio
  • Recursos
  • ZOOLOGIA
  • BiologiaCultural
  • Serpientes
  • Mitos y realidades sobre las serpientes

 

 

Mitos y realidades sobre las serpientes

 

 

Juan Gabriel Abarca Alvarado, Universidad Nacional, UNA

 

 

Las serpientes son animales admirados pero también temidos debido al desconocimiento de las personas. En Costa Rica poseemos 140 tipos diferentes de serpientes, de las cuales solo 22 son potencialmente peligrosas para las personas. Debido a la gran cantidad de especies y la diversidad de colores y tamaños, las personas tienden a confundirlas y por temor a ser mordidos terminan matando todo lo que parezca serpiente, produciendo con esto un problema a la vida silvestre ya que muchas son más inofensivas que un conejo.

 

 

 

Boa arborícola anillada, Corallus annulatus

Foto: Francisco Durán

 

Muchas veces las personas preguntan si existe diferencia entre los términos serpiente y culebra. Para conocer eso hay que saber que los animales se clasifican en familias, así por ejemplo los perros pertenecen a la familia Canidae y los gatos a la familia Felidae. Así también las serpientes pertenecen a varias familias, por ejemplo las Boas pertenecen a la familia Boidae, las sabaneras a la familia Colubridae, las cascabeles a la familia Viperidae, las corales y serpientes marinas a las familia Elapidae. Las personas usualmente llaman serpiente a cualquier tipo, pero llaman culebra a las serpientes grandes, color café, corredoras como sabaneras, que pertenecen a la familia Colubridae, y llaman víboras a las serpientes venenosas de la familia Viperidae. Por lo cual el término puede ser usado en distintas formas, pero es mejor referirse a todas como serpientes.

 

Existen muchísimos mitos acerca del comportamiento y la vida de las serpientes, pero el más importante es creer que todas las serpientes son peligrosas. En nuestro país solo dos familias de serpientes son peligrosas, las víboras (entre ellas la terciopelo, la cascabel y la matabuey) y las corales verdaderas. Como tenemos tantos tipos diferentes, no siempre es fácil diferenciarlas. Pero hay dos formas para conocer sin falla a cada una de esas familias, la primera es que todas las víboras nacionales tienen un gran orificio entre el ojo y la punta de la nariz, que se llama foseta loreal, lo que les permite conocer la temperatura, aunque hay serpientes imitadoras que tienen los colores, la forma de la cabeza y comportamientos similares, ninguna posee ese agujero. El otro tipo de serpientes venenosas son las corales, las cuales siempre presentan anillos completos de colores alrededor del cuerpo, en este orden NEGRO-AMARILLO-ROJO-AMARILLO-NEGRO. Si una serpiente parece una coral pero los anillos son incompletos o el patrón de colores es diferente no es venenosa. Existen muchas variaciones pero en general poniendo en práctica esas características se puede diferenciar en última instancia.

 

Serpiente coral, Micrurus nigrocinctus

Foto: Francisco Durán

 

Coral no venenosa, Lampropeltis triangulum

Foto: Francisco Durán

 

Para desmentir algunas creencias podemos afirmar que las serpientes no persiguen a las personas, las serpientes no pueden tomar leche de las mujeres, las boas no se pueden cruzar con otros tipos de serpientes, las boas no son venenosas a ciertas horas del día y a otra no (las boas no son venenosas nunca), el ajo no espanta las serpientes, las serpientes tienen varios juegos de colmillos, la llamada víbora de sangre (color rojo en todo el cuerpo) no es venenosa,  las serpientes son rápidas pero no pueden morder a un caballo galopando, a veces cuando se van a reproducir se pueden encontrar dos o más, pero no siempre andan en parejas. Muchas personas las tienen como mascotas, pero olvidan que son animales silvestres y no se ha podido domesticar efectivamente por lo que en cualquier momento pueden atacar a sus dueños a pesar que los hayan tenido muchos años. Para finalizar hay que recordar que las serpientes son sumamente beneficiosas porque mantienen en equilibrio los animales pequeños como ranas, lagartijas, ratas, insectos etc, de los que se alimentan, ya que de no hacerlo habría un crecimiento desmedido de esos animales, principalmente plagas de roedores que transportan enfermedades, y pueden afectar la salud humana, las plantaciones y los bosques.

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164