De naturalistas y peces

 

 

Francisco J. Durán, Dpto. Historia Natural, Museo Nacional de Costa Rica

 

 

El botánico y el extraño pez lagarto

 

José María Orozco Casorla nació el 8 de marzo de 1884 en la ciudad de Alajuela. Su mundo futuro se vincularía sobre todo con las plantas y con la docencia. Su espectro de estudios abarcó algas, botánica económica, plantas ornamentales, especies forestales, plantas forrajeras, entre otras.

 

No menos importante fue su faceta de naturalista. Y aquí esta le relación del profesor Orozco con uno de los más extraños representantes de nuestra fauna de peces dulceacuícolas.

 

En la cuenca del Río San Juan en ríos como el Sapoá, Frío, San Carlos, Tortuguero y la laguna Caño Negro habita el Gaspar o pez lagarto Atractosteus tropicus. En efecto es algo parecido a un cruce entre un cocodrilo y un pez: mandíbulas alargadas, cuerpo largo, delgado y de forma cilíndrica. Se han encontrado gaspares fósiles en otras partes del mundo como Norteamérica, Europa, África y la India. Se cree que la familia data del Paleozoico (hace 180 millones de años). Por tanto esta especie es una especie de reliquia de eras remotas y de gran interés para la conservación.

 

                           Pez Gaspar, Atractosteus tropicus

                                    Foto: Maurizio Protti

 

 

Son depredadores rápidos, que cazan otros peces más pequeños y tal vez crustáceos para su alimentación. Está amenazado. En el país la pesca puede representar una amenaza, ya que es muy buscado en la zona norte, pero también la alteración de su medioambiente y la contaminación son factores de peso. Los pescadores artesanales lo prefieren por carne, mientras sus escamas y huesos son utilizados para confeccionar artesanías. Esto demuestra la importancia en la ecología y en la cultura nacional de esta extraordinaria especie.

 

 

Ejemplares capturados, marcados y liberados de pez Gaspar, Atractosteus tropicus, en Caño Negro

Foto: Maurizio Protti

 

 

Pues bien, el profesor Orozco entre sus quehaceres había enviado una colección de peces de nuestros ríos a un museo de la Universidad de Michigan para su estudio. Al parecer estuvo muy al tanto de nuestros peces en los años 1953 y 1954. El científico encargado de peces en este museo, el Dr. Robert R. Miller en una carta mostró la inquietud de la presencia en Costa Rica del gaspar, hecho aún poco conocido en esos días al parecer, pues incluso el pez no se mencionaba ni siquiera en las notas de peces de Costa Rica de Anastasio Alfaro. De ahí empezó una serie de indagaciones del profesor Orozco sobre la presencia de dicho pez en el país. Así entre cuestionarios y consultas se confirmó la presencia del gaspar en varios ríos de la zona Norte del país, hecho ya conocido por los residentes y pescadores de la zona. Fueron valiosas las colaboraciones de varios de sus conocidos que le ayudaron con las entrevistas y con la obtención de ejemplares.

 

Así el profesor Orozco pudo confirmar por carta al Sr. Miller el 13 de abril de 1954: "Si puede usted estar absolutamente seguro que este pez gaspar (Garfish) se encuentra en Costa Rica en gran cantidad". Y ya para el 1º de octubre de 1954, el profesor Orozco enviaba al Dr. Miller por el vapor "Mataura" un ejemplar de pez gaspar del río Frío, conseguido por el señor José Antonio Salas de Los Chiles. Definitivamente gran labor de un botánico que además tenía mucha vena de naturalista.

 

 

El ornitólogo y el estrafalario pez que respira aire

 

El 30 de abril del 2013 dejó este mundo el ornitólogo Julio E. Sánchez Pérez. Nacido en Cartago hace 67 años, se convirtió en un amante de las aves desde sus años juveniles. Y toda su vida pasó interesado en este grupo. Sin embargo siempre le llamaron la atención otros grupos de nuestra flora y fauna.

 

Un día cualquiera estando con Julio en el museo, en mis primeros años en que llegaba a Historia Natural, estaba Julio acomodando lo que parecía un esqueleto de serpiente, y así le pregunte. Me contestó: "No es una serpiente, es un pez". De allí siguió una breve explicación sobre la extraña anguila del fango. Su interés por esta especie fue sobre todo porque la misma forma parte importante de la dieta del galán sin ventura Jabiru mycteria. Interesante cigüeña que se encuentra en peligro de extinción en Costa Rica y es muy propia de Palo Verde y otros sectores de Guanacaste. El galán sin ventura también visita periódicamente el área de Caño Negro y Río Frío; y existe una comunicación sobre su presencia en el Parque Nacional Tortuguero.

 

Por su parte la anguila del pantano o del fango Synbranchus marmoratus, habita desde entre México y Argentina, pero entre Guatemala y Perú sobre todo las regiones del Pacífico. En Costa Rica tiene amplia distribución en todo el país, aunque no se encuentran grandes agregaciones de individuos en un solo sitio. No posee aletas y es alargado. Permanece mucho tiempo enterrada en el fondo.

 

Anguila de pantano o fango, Synbranchus marmoratus

Foto: Francisco Durán

 

 

Una de sus peculiaridades es su capacidad para respirar aire. En las zonas del pacífico seco durante los períodos sin lluvia, puede sobrevivir en huecos tapados con barro, entrando en estivación, que es un estado de somnolencia que presentan algunos organismos como consecuencia de la reducción de sus funciones metabólicas durante estaciones cálidas o secas. Ahí puede pasar períodos largos hasta las primeras lluvias.

 

Julio le puso atención en este aspecto a los extraños Synbranchus. Incluso el especialista en peces Willian Bussing en su libro "Peces de las aguas continentales de Costa Rica", menciona unas observaciones de Julio Sánchez. Escribe el señor Bussing: "Recientemente el biólogo Julio Sánchez (MNCR) encontró en la zona de Palo Verde en el mes de abril, las madrigueras de varios ejemplares de Synbranchus marmoratus. En algunos casos el pez fue devorado por depredadores; en otros el túnel estaba cerrado con un tapón de barro seco. A unos 5 cm, el túnel es húmedo y el pez se encuentra a una profundidad de unos 50 cm en estado de letargo; al igual que los famosos peces pulmonados, Synbranchusbusca refugio y modifica su metabolismo para resistir los meses más secos del año."

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164