• Inicio
  • Recursos
  • ZOOLOGIA
  • BiologiaCultural
  • Expresidente, trillo de danta y páramo
  • El expresidente, el trillo de danta y el páramo

 

 

El expresidente, el trillo de danta y el páramo

 

 

 

Francisco J. Durán, Mastozoología, Museo Nacional de Costa Rica

 

 

Quizás a nivel de escritores los presidentes de Costa Rica no se han destacado mucho por sus obras literarias, dejando de lado obras políticas o ensayos. Tal vez Abel Pacheco con obras como La Tolvanera, que incluye un corto texto dedicado al jaguar. Pero en este caso vale la pena resaltar un librito que sobresale por su estilo narrativo, una evidente descripción nostálgica del paisaje y de gente de la zona de Los Santos, que seguramente no hubiéramos adivinado en un político-militar, se trata de la novela corta "Cubaces tiernos en abril", del expresidente José Figueres Ferrer (1906-1990). Aunque hubo una segunda edición de 1976 (la primera fue en 1975) con muchas fotografías a color, la UNED rescató este texto en una edición del 2002, aunque sin las fotografías.

 

 

Don José Figueres fue presidente de la República en tres periodos (1948-1949 (de facto), 1953-1958 y 1970-1974). Su paso es recordado por algunas reformas como la abolición del ejército (1 diciembre 1948). También tuvo una fuerte participación en conflictos como la guerra civil de 1948.

 

 

Quien solo tiene esta imagen del presidente, difícilmente relacionará su faceta con esta breve novela nostálgica de esa Costa Rica pasada, de los años 30. Pero en este caso nos interesa el papel de Cerro de la Muerte en su narración. En varias líneas, el escritor hace hincapié en las difíciles condiciones de pasar por el cerro de la Muerte durante aquellos años, caminatas de 4 o 5 días. El único refugio eran unos albergues construidos entre 1910 y 1912. Para transitar solamente había trillos a pie o caballo, y el escritor hace hincapié en el conocimiento de los trillos dejados por las dantas (Tapirus bairdii) para ser usados algunas veces también por los viajeros del agreste páramo.

 

 

Escribe: "Medios siglos emplearon los labriegos descalzos que empujaban hacia el sur la frontera del territorio habitado, para abrir aquellos 70 kilómetros de trocha de carreta, a pico y pala, casi con las uñas, cuesta arriba y cuesta abajo, vuelta y vuelta, prefiriendo pasar por las crestas o "filas" de las montañas, porque requieren menos excavación que las faldas laderosas, a veces ensanchando simplemente los corredores de las dantas y los cabros montañeses".

 

 

En efecto este gran mamífero es un visitante regular de las zonas de páramo, a veces abriendo angostos pasos entre la vegetación y siendo factible ver sus huellas, excrementos y con suerte a la misma danta. Alimentándose de diversas especies de plantas, este mamífero es un componente importante en la ecología del páramo.

 

 

Huella de danta, Tapirus bairdii.

Fotografía: Francisco Durán.

 

 

Hoy día todavía las huellas de las dantas pueden encontrarse en estos sitios. Lo que da paso a la problemática de los atropellos, pues varias veces algunos ejemplares de este magnífico animal han sido atropellados en la carretera, por lo que es necesario tenerlo presente al manejar por esta zona, que aún es paso de animales silvestres.

 

 

Páramo, cerro Sákira, cerro de la Muerte.

Fotografía: Francisco Durán

 

 

Tampoco escapa al escritor la vegetación del sitio y las condiciones climáticas del lugar. Conoce la denominación de la palabra páramo para esa vegetación de las zonas más altas del país. Los páramos son lugares con vegetación achaparrada y predominio del bambú enano llamado chusquea. En una de las páginas nos comenta sobre el paso de los viajeros al llegar la noche, dentro del albergue, en sus viajes:

 

 

"Pero en la enana vegetación del páramo, la leña para encender fuego y calentarse es húmeda y escasa. Algunos pernoctadores, compungidos, sintiéndose casi como caníbales, desesperadamente arrancaban las varillas redondas del bahareque de las paredes y las quemaban. Pronto los terrones del relleno caían al suelo, abriendo bocarones al viento frío y a los granizos".

 

 

Dentro de la literatura costarricense vale la pena la lectura de esta joyita literaria que es una descripción que nos hace viajar al pasado de la zona de Los Santos, del Cerro de la Muerte cuando era un lugar de difícil paso y de la gente de una Costa Rica pasada.

 

 

Portadas de la novela corta "Cubaces tiernos en abril" de José Figueres: la segunda edición de Lehmann Editores (1976) y la edición de la EUNED (2002)

 

 

Referencias

Lewis, S. 2016. Silent Sparks: The wondrous world of Fireflies. Princeton University Press. USA. 240pp.

 

Vencla, F.; Xin Luanc; Xinhua Fuc & Luana S. Marojad. 2107. A day-flashing Photinus firefly (Coleoptera:Lampyridae) from central Panamá: an emergent shift to predator-free space? Insect Systematics & Evolution.

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164