Diversidad Biológica del Humedal Térraba-Sierpe

 

 Región de Tabs

General

Multimedia

Mapas

Colecciones

Especies

Publicaciones

En la cuenca baja de los ríos Grande de Térraba y Sierpe se encuentra el humedal más grande del país (24 730.5 ha) y uno de los más importantes en términos de diversidad ecológica. Está ubicado en la provincia de Puntarenas, cantón de Osa, en los distritos Puerto Cortés, Sierpe y Piedras Blancas. Su relevancia fue reconocida al declararse Humedal Nacional Térraba-Sierpe en 1991 y posteriormente Humedal de Importancia Internacional por la Convención Ramsar en 1995.

 

Imagen1

 

 

El Humedal Térraba-Sierpe es un complejo de ambientes entre los que se encuentran canales mareales, playones, lagunas, pantanos, manglares y bosques, variedad que también se ve reflejada en la rica y abundante flora y la fauna que allí habita. Las zonas de vida que incluye son: bosque húmedo tropical transición a perhúmedo, el bosque muy húmedo premontano transición a basal, el bosque húmedo tropical y el bosque muy húmedo tropical. Contiene distintos ecosistemas acuáticos tanto naturales como artificiales (arrozales y estanques).

 

Entre los ecosistemas acuáticos naturales se encuentra el estuarino, donde se desarrollan los manglares, que destacan por la diversidad de especies de mangle; este ecosistema ocupa la mayor superficie dentro del humedal. La flora está representada por especies adaptadas a este tipo de ambiente donde se combina el agua dulce de los ríos con el agua salada del mar; aquí se encuentran las especies Rhizophora racemosa, Pelliciera rhizophorae, Laguncularia racemosa, Conocarpus erectus, Tabebuia palustris, Acrostichum aureum y Muellera frutescens. Entre la fauna destacan los animales acuáticos como los moluscos, representados por al menos 81 especies, de las cuales unas nueve especies son de importancia comercial como las chuchecas (Grandiarca grandis), el boludo (Anadara similis) y la piangua (Anadara tuberculosa). De uso más local son el cambute de barro (Melogena patula) y las ostras de las raíces del mangle (Ostrae iridescens y O. palmula). Los crustáceos también son animales comunes y diversos, representados por 52 especies; existen algunas especies de camarones de importancia comercial como Penaeus brevirostris (camarón rosado), P. californiensis (camarón café), P. stylirostris (camarón jumbo), Solenaeus stylirostris (camarón blanco), S. agassizzi (camarón fidel) y Xiphopennaeus riveti (camarón tití). Los peces son igualmente importantes en los estuarios, por su diversidad (alrededor de 87 especies) y uso comestible tanto a nivel nacional como local. En este ecosistema se da la mayor extracción de pescado y piangua, extracción de madera para carbón y donde también la actividad turística es importante.

 

El ecosistema ripario, formado principalmente por el cauce del río Sierpe, alberga variedad de flora y fauna tanto acuática como terrestre; alrededor de los cauces se encuentran árboles imponentes como las ceibas (Ceiba pentandra), higuerones (Ficus maxima y F. obtusifolia) y el muy llamativo sangrillo (Pterocarpus officinalis). En las orillas crecen hierbas como las platanillas (Thalia geniculata), heliconias (Heliconia osäensis), lirios (Crinum erubescens), entre otras y flotando al vaivén de la marea se observan chorejas (Eichhornia crassipes) y lenguas de vaca (Pistia stratiotes). Es posible observar con cierta facilidad mamíferos como monos ardilla (Saimiri oerstedii), pizotes (Nasua narica), mapaches (Procyon lotor) así como cocodrilos (Crocodilus acutus), iguanas (Iguana iguana) y gran variedad de aves acuáticas. En sus alrededores se desarrollan actividades urbanas y agrícolas como el cultivo de palma de aceite, arroz y silvopastoriles, que han deteriorado las condiciones originales de esta zona tanto en su parte terrestre como acuática. El río Sierpe y sus canales constituyen una importante vía de comunicación y en sus aguas se realizan actividades de pesca artesanal y turismo. El ecosistema palustrino corresponde a regiones de aguas estancadas o de aguas de poco movimiento y profundidad (menos de 2 m como promedio), en este ecosistema resaltan importantes poblaciones de yolillo (Raphia taedigera) y cerillo (Symphonia globulifera), además de especies como Carapa guianensis, Andira inermis y Luehea seemannii, platanillas (Thalia geniculata), heliconias y pastos (Echinochloa polystachya). El ecosistema lacustrino está conformado por la Laguna Sierpe y los pantanos adyacentes donde existe representación importante de vegetación acuática tanto arraigada como flotante (Echinodorus subalatus, Eleocharis intersticta, Nymphaea ampla, Typha domingensis, etc.). Hacia el océano Pacífico se encuentran las playas donde crecen especies comunes como el almendro de playa (Terminalia catappa), el coco (Cocos nucifera), el frijol de playa (Canavalia rosea) y la llamativa orquídea huele noche (Brassavola nodosa).

 

La flora registrada en el Humedal Térraba-Sierpe está representada por aproximadamente 366 especies pertenecientes a 94 familias. Un pequeño porcentaje (7.4%) de esta riqueza lo forma el grupo de los helechos y el mayor número lo componen las plantas con flor. La familia Fabaceae (s.l.) es la que presenta mayor cantidad de especies (30 spp.) seguida por la familia Rubiaceae (23 spp.) y Cyperaceae (20 spp.). Esta diversidad también se refleja en los hábitos de crecimiento y forma de vida de las plantas, al encontrarse especies acuáticas arraigadas, acuáticas flotantes y también terrestres. Se han registrado 4 especies endémicas (principalmente en áreas boscosas): Justicia tonduzii,  Duroia costaricensis, Coussapoa macerrima, Pilea pallida; y también hay especies con distribuciones restringidas como los mangles, la orquídea huele noche (Brassavola nodosa), el pie de paloma (Tabebuia palustris) y el chaperno de suampo (Mora oleifera), este último amenazado por los altos niveles de extracción que ha sufrido. En el humedal se protegen varias especies que poseen uso maderable, entre ellas el cerillo (Symphonia globulifera), el almendro de montaña (Andira inermis) y el guácimo colorado (Luehea seemannii).

 

La diversidad de hongos presente en el humedal, incluye un total de 18 especies, distribuidas en 2 clases, 6 órdenes y 8 familias. La clase Basidiomycetes es la mejor representada (15 spp.), la mayoría de sus especies pertenecen al orden Polyporales, conocidas comúnmente como orejas de palo, su género más diverso es Coriolopsis. La otra clase, los Ascomycetes, están representados por sólo 3 especies, en esta se incluyen los hongos con forma de copa y de consistencia hulosa del género Cookeina. La mayor parte de las especies registradas han sido localizadas en áreas costeras o en zonas cercanas a los ríos como a la orilla de éstos. Sólo dos especies han sido observadas en áreas relacionadas con bosques de manglar: Lenzites acuta y Oudemansiella canarii. Algunos de los hongos del humedal tienen amplia distribución a nivel mundial y en el país son comunes por lo general en zonas bajas, como: Cookeina speciosa, Cookeina tricholoma, Earliella scabrosa, Hexagonia hydnoides, Oudemansiella canarii, Polyporus tenuiculus y Trametes elegans,entre otras. También hay especies de gran interés social y cultural para el ser humano, principalmente por los usos comestibles y medicinales que poseen, entre ellas: Cookeina speciosa, Cookeina tricholoma y Oudemansiella canarii (todas comestibles); además de, Ganoderma lucidum, Hexagonia hydnoides y Pycnoporus sanguineus (todas medicinales). Una especie interesante es Coriolopsis polyzona que es utilizada en procesos industriales para la degradación de sustancias químicas residuales.

 

En el Humedal se han registrado 31 especies de mamíferos distribuidas en 19 familias; sin embargo, ese número preliminar puede aumentar conforme se hagan estudios detallados de ciertos grupos como los murciélagos. Gran parte de las especies de mamíferos registradas se refieren particularmente a las áreas de los manglares. Entre las principales especies registradas están aquellas arborícolas como el mono ardilla (Saimirioerstedii), que es, hasta el momento, la única especie endémica regional registrada de mamíferos; los otros monos son el carablanca (Cebus imitator) y el congo o aullador (Alouata palliata). También son frecuentes los mapaches (Procyon lotor), el pizote (Nasua narica), el oso colmenero (Tamandua mexicana) y las ardillas (Sciurus variegatoides y muy posiblemente S. granatensis). También es citada por los residentes la nutria (Lontra longicaudis), aunque aparentemente no sea fácil de observar. También se encuentran varias especies de murciélagos, algunas muy asociadas al agua como es el murciélago pescador (Noctilio leporinus) y el murciélago narigón (Rhynchonycteris naso). En la literatura se cita dos especies de felinos (Leopardus pardalis y L. wiedii) y la danta (Tapirus bairdii), pero hacen falta estudios para conocer su presencia y situación real en estos ecosistemas. Especies como los monos, los felinos y la danta, anteriormente mencionados, son de importancia por encontrarse amenazados.

 

La avifauna del Humedal Térraba-Sierpe es bastante representativa de la encontrada en otras partes del Valle del Diquís, sobre todo en las especies terrestres. En los diferentes ecosistemas se han observado 163 especies, pertenecientes a 51 familias. Esta avifauna representa un 18% de la presente en el país y un 66% de la avifauna hallada para el Valle del Diquís. La mayoría (70%) de las especies de aves del Humedal, son residentes, un 23% son migratorias,  un 6% posee tanto poblaciones residentes como migratorias y un 1% son especies que viven un tiempo en nuestro país, pero luego migran a otra latitud tropical fuera. Existe un componente acuático muy bien definido, como es de esperar; sin embargo, este representa solo una parte de la avifauna del Humedal. La avifauna acuática está constituida por cincuenta y cuatro especies (34%), el resto son aves terrestres asociadas a los cuerpos de agua naturales o artificiales. Entre las especies acuáticas encontramos garzas, playeritos, cigüeñas, tijeretas de mar (Fregata magnificens), pelícanos (Pelecanus occidentalis), gaviotas (Leucophaeus atricilla), charranes (Thalasseus maximus), íbices (Eudocimus albus), martines pescadores, cormoranes (Phalacrocorax brasilianus), patos agujas (Anhinga anhinga), correlimos, pollas de agua (Porphyrio martinicus) y espátulas rosadas (Platalea ajaja). Entre las especies terrestres se registran el águila pescadora (Pandion haliaetus) y otros rapaces, zopilotes, lapas (Ara macao), loras y pericos, golondrinas, pechos amarillos, reinitas, oropéndolas (Psarocolius montezuma), tangaras, zanates (Quiscalus mexicanus) y pájaros estaca (Nyctibius griseus).

 

El Humedal protege aves de importancia como el colibrí de manglar (Amazilia boucardi), asociado primordialmente a los manglares y distribuido únicamente en Costa Rica; y especies endémicas regionales del Pacífico Sur del país y el oeste de Panamá: el carpintero nuquidorado (Melanerpes chrysauchen), el cusingo (Pteroglossus frantzii); el batará negruzco (Thamnophilus bridgesi), la cotinga piquiamarillo (Carpodectes antoniae) y el vencejo de rabadilla clara (Chaetura fumosa). De la misma forma es importante resaltar otras especies que están amenazadas, la lapa roja y la espátula rosada, amenazadas de extinción; y aquellas que se encuentran bajo otros criterios de amenaza tales como el halcón peregrino (Falco peregrinus), el trepador gigante (Xiphocolaptes promeropirhynchus), el loro frentirrojo (Amazona autumnalis), el loro coroniblanco (Pionus senilis), el loro verde (Amazona farinosa), y los pericos frentinaranja y frentirrojo (Eupsittula canicularis y Psittacara finschii).

 

Desde el punto de vista humano el Humedal de Térraba-Sierpe ofrece refugio y alimento a diferentes especies animales y vegetales que son fuente de subsistencia de las comunidades locales, es hábitat de especies marinas comerciales, provee apoyo externo a pesquerías y a la pesca del camarón, provee de vías de comunicación entre las comunidades y para el transporte de turistas, protege contra inundaciones, captura sedimentos, purifica las aguas, es sumidero de residuos agroquímicos, aguas residuales y CO2, protege el manto acuífero, es importante para la recreación, el turismo, la educación e investigación.

 

Aunque los humedales proveen gran cantidad de bienes y servicios, son los ecosistemas más amenazados de Centroamérica (y Costa Rica no es la excepción). En la zona Pacífica se han perdido grandes extensiones de humedales y su principal causa ha sido el cambio de uso de suelo, donde se han drenado o rellenado humedales para establecer zonas agropecuarias, zonas urbanas o infraestructura. La erosión, sedimentación y contaminación también impactan la calidad de agua que circula por los manglares y los estuarios de la zona costera. Un adecuado manejo de estos ecosistemas puede ayudar a satisfacer las necesidades de las comunidades que dependen de ellos y generar productos comerciales de variada índole, además de proporcionar hábitats protegidos y ricos en nutrimentos, que muchas especies silvestres emplean como áreas de alimentación, reproducción y protección, fortaleciendo a su vez actividades productivas como la pesca artesanal y comercial. 

 

 Región de Tabs

Imágenes

Video

Audio

GALERÍAS DE IMÁGENES DE TÉRRABA-SIERPE

 

AVES

HONGOS

MAMÍFEROS

PAISAJES

PLANTAS

 

 

|/js_srv/incluir_playlist.htm?url=/ecosistemas/sierpe terraba/video/rss.xml&ext=playlist&playlist=1  

 

 

 

 

 

  No disponibles

 

 

   

 

 

 

|/ecosistemas/sierpe terraba/mapas/galeria_mapas.html 

 

 

 

 

 

 

 

 

|/ecosistemas/sierpe%20terraba/especimenes_Terraba%20Sierpe.htm  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

|/ecosistemas/sierpe terraba/listados de especies/pagina_indice_listados de especies.html 

 

 

 

 

 

 

 

|/ecosistemas/sierpe%20terraba/especies_Terraba%20Sierpe.htm 

     

 

 

 

 

Título

Descripción

Ampliación del ámbito de distribución del ibis verde Mesembrinibis cayennensis en el Pacífico Sur de Costa Rica 

Nota corta sobre la ampliación de distribución del ibis verde en Costa Rica 

Diversidad biológica del Diquís: II. Humedal Térraba-Sierpe 

Libro sobre la diversidad biológica presente en el Humedal Térraba-Sierpe 

 

Museo Nacional de Costa Rica
Portal Nacional de Biodiversidad
© 2013 Todos los derechos reservados
Tel: 506-2233-7164